Freshwater Action Network
– grassroots influencing on water and sanitation

Presentación de la Encuesta Nacional de Obesidad, en lo referente al consumo de refresco y percepción de la población sobre el impuesto, así como la exigencia de destinar la recaudación en la instalación de bebederos como se había propuesto.

El Instituto Nacional de Salud Pública confirma que el consumo de refresco ha disminuido 10% y aumentado 13% la compra de agua simple.  En el 2014 se recaudó alrededor de $12 mil mdp, sin embargo el Ejecutivo incumple compromisos y asigna a bebederos una cantidad insuficiente. 

Los consumidores mexicanos están tomando consciencia que beber refrescos  y bebidas azucaradas es un riesgo. El 52% de los encuestados considera que consume menos refresco y bebidas azucaradas. Referente al Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS),  53% mostró su apoyo al impuesto a las bebidas azucaradas y 90% aprueba que se destine a la instalación de bebederos en las escuelas. 

Sin embargo, Nathalie Seguin coordinadora de FANMex - organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria- señaló que "es hora que los discursos tomen congruencia y se asigne un presupuesto adecuado a la instalación de beberos en escuelas y a los sitemas necesarios para llevar el líquido a los planteles que no cuentan con el suministro. La propia Cámara de Diputados estimó una inversión a tres años, considerando $3 mil 546 millones de pesos para el primero, y eso sólo comprendía la instalación de los bebederos, no comprende ni los sistemas para llevar o captar agua para los planteles que no cuentan con el líquido, ni los esfuerzos que deben realizarse para la conservación del agua misma. A pesar de ello, en el Proyecto de Egresos, el Ejecutivo sólo asigno $1 mil 350 mdp para el primer año volviendo inviable el objetivo de establecer el acceso al agua potable en todas las escuelas.

FANMex y la Alianza por la Salud Alimentaria exhorta al Legislativo a cumplir sus compromisos y sus propios acuerdos, asignando los recursos necesarios para la instalación de bebederos en escuelas, como un gran paso en la implementación del derecho humano al agua para afrontar la epidemia de obesidad que ataca al país. 

File 2351

Nota completa