Freshwater Action Network
– grassroots influencing on water and sanitation

OCDE publica documento "Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México"

Se dio a conocer el documento “Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México. Diagnóstico y propuestas” elaborado por la OCDE a través de un proceso que se basó en instrumentos, metodologías y marcos analíticos de la OCDE. El diálogo de políticas se concentró en cuatro áreas clave: gobernabilidad multinivel, gobernabilidad a nivel de cuenca, eficiencia económica y sustentabilidad financiera de las políticas del agua y marcos regulatorios para la prestación de servicios.

FANMex participó durante estas reuniones, en particular incidiendo para el fortalecimiento de los consejos de cuenca y en una mejor informada y facilidad de participación de la sociedad civil en las plataformas de toma de decisiones. Pero también enfatizó el gran problema de la corrupción, la falta de regulación por parte de los responsables de la gestión y la falta de respeto de las leyes en general.

Dentro de los mensajes clave iniciales del documento se destaca que : 

"México necesita resolver algunas brechas regulatorias para mejorar el acceso de la población a servicios de agua potable y saneamiento seguros, eficientes y sostenibles. La OCDE ha identificado  a varias funciones regulatorias que deben diseñarse y aplicarse apropiadamente en México para fomentar la inclusión social y el desarrollo local. Si bien existen diversas formas de  repartir dichas funciones entre actores y lugares, será esencial  mejorar el marco regulatorio para que haya una prestación sostenible de servicios de agua a la población.

De las recomendaciones principales se destaca:

"Clarificar el marco regulatorio de los servicios de agua para resolver redundancias y brechas en las 

funciones regulatorias, asignar con toda claridad las responsabilidades en cada orden de gobierno, 

fortalecer la aplicación y el cumplimiento, y aumentar el énfasis en la calidad y la eficiencia de la 

prestación de servicios;"

 

Y aun cuando hay varios puntos donde no coincidimos, sí se logró incluir ciertos aspectos, como por ejemplo:

  •  Fortalecer el papel, las prerrogativas y la autonomía de los consejos de cuenca de modo que puedan diseñar y aprobar políticas adaptadas al contexto, desarrollar planes de cuenca que no se encuentren limitados a la identificación de proyectos y generar los recursos necesarios para llevar a cabo sus tareas. Esto implicaría independencia de los consejos de cuenca y reformas al sistema tributario del país;
  • Impulsar la transparencia, el intercambio de información y la participación pública en aras de procesos de toma de decisiones más incluyentes, así como mejor evaluación, supervisión, integridad y rendición de cuentas en el sector del agua.
  • Impulsar la coordinación y formar capacidad: Deben considerarse cuatro áreas principales para lograr la coordinación horizontal y vertical a fin de apoyar la reforma del agua: i) promover la coherencia de políticas entre las áreas relacionadas con el sector del agua, en especial la agricultura, la energía, el medio ambiente y el desarrollo territorial; ii) fortalecer la capacidad en los niveles de cuenca, municipal y estatal para lograr una descentralización efectiva y políticas contextualizadas; iii) mejorar el acceso, la calidad y la difusión de información en todos los niveles para guiar los procesos de toma de decisiones; y iv) fomentar la participación del público para tener políticas del agua más abiertas, sostenibles e incluyentes.
  • Asegurarse de que todos los actores pertinentes estén representados
  • Compartir las lecciones y alinear objetivos y estrategias entre organismos y consejos de cuenca. Esto se podría lograr a través de:
  • Organizar reuniones periódicas entre las juntas directivas de los consejos de cuenca y sus respectivos organismos auxiliares para intercambiar puntos de vista sobre cuestiones locales y temas específicos. Una mejor coordinación entre las autoridades de las cuencas permitiría una interacción efectiva;
  • Impulsar el intercambio de prácticas entre las autoridades de las cuencas a nivel nacional, o por grupos de autoridades que compartan inquietudes similares que permitan aumentar las capacidades a través de mecanismos de aprendizaje por pares;
  • Aumentar la participación de los distritos y unidades de riego para ahorrar agua y contribuir a la sostenibilidad de los acuíferos;
  • Llevar a cabo una evaluación de los resultados de sus proyectos y programas, así como de los experimentos a nivel territorial
  • Compartir los resultados y partir de mejores evaluaciones y supervisiones.

 

Es importante tener estos elementos en mente para poder fortalecer estos espacios de concertación, dado los cambios que se han dado en la CONAGUA con la nueva administración. Podrá encontrar el documento al final de esta nota.